Antes de ir a vivir con tu mejor amiga, pareja, casarse, juntarse…por qué no probar a vivir solos. Prueba y vivirás una de las mejores sensaciones de adrenalina solitaria 😜. 

Los primeros días son tragos amargos de soledad y un constante cuestionamiento en volver a casa con tus padres. Y ya no por el aspecto económico, sino por la compañía.

Creo que nos han criado con patrones de conducta como: nacer, crecer, estudiar,trabajar, casarse, tener hijos y morir. Un patrón que se viene repitiendo como ley de vida. Evidentementeeee!!!

¿Cómo podemos cambiarlo?

Confunde a tu cerebro haciendo lo contrario que espera que hagas. Por ejemplo, si antes ibas a la playa con tu familia, amigos ahora podrías ir solo. Y para no enrollarme como una persiana, el punto es que no necesitas compañía para hacer las cosas que tanto te gustan. No con ello, quiero decir, que pasar tiempo con nuestros seres queridos no sea grato. Todo lo contrario.

Si no más bien, de experimentar cambios de rutinas cotidianas que sin darnos cuenta hacemos a menudo. Romper con esos esquemas marcados para sentirnos más libres y menos codependientes.

¿Que nos detiene?

El miedo, tal vez. Miedo a la soledad, a hacer cosas solos. Y solo, quizás por ello, buscamos siempre compañía: amigos con quién ir al cine, salir y un largo etc.

Que la compañía sea porque disfrutas de estar con ellos, y no por miedo a estar solo.

¿Qué es lo mejor de vivir solos?

Maduras

Te obliga a madurar, porque un día sin darte cuenta sabes comprar un aguacate, comparas los precios entre supermercados, disfrutas haciendo la compra y, sobre todo, cocinar lo que más te guste.

Aprendes a organizarte

Organizas mejor tu tiempo para hacer las tareas de casa, ir a hacer la compra, sacar la basura, limpiar…porque si no lo haces tú nadie lo va a hacer por ti. 

Te vuelves autosuficiente

De hecho que te digan: «¿Te ayudo?», te suena raro, porque has perdido la costumbre de escuchar opiniones sobre tareas de la casa. Pero «¿quién eres tú?»

Valoras tu compañía

Nada mejor como llegar a casa y si te apetece comer, dormir, limpiar lo puedes hacer con toda la tranquilidad del mundo. 

Te conoces más

Parece increíble, pero cuando vivimos con nuestros padres, vivimos en sosiego de nosotros mismos, porque sabemos que nada nos pasará. Ellos no dejarán que nada nos pase. Tu inteligencia emocional estará en constante prueba.

Harás lo que realmente te apetezca.

Así que atrevete, ¿por qué no?

Sobre el autor

Una persona despistada, olvidadiza pero feliz.

También te puede gustar:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: