Mostrando: 1 - 4 de 4 RESULTADOS
PiggyThoughts

Una tarde de verano…

Tumbados en la cuesta de aquella calle lúgubre, a la penumbra del cálido atardecer.
Sus cuerpos desafiaban la lógica del torrente sanguíneo.
Un brazo a modo de almohada, mientras sus dedos más cercanos jugueteaban en un baile sin fin que les hacía sentir el lugar y el momento idóneo para el otro.

En el centro de aquella calle, un agujero negro, un huracán, magma ardiente burbujeando en el cráter del volcán.
Sin miedo a lo que venga después, sin pensar, libertad.
No se escuchaba ningún tipo de música, solo el viento, recorriendo las callejuelas, el canto de algún pajarillo confuso, y una leve respiración, necesaria para seguir viviendo ese instante.

Sus rodillas dobladas, la exterior en vertical, la interior en horizontal, creando una barrera carnal entre su universo y el mundo de afuera.
Las puntas de sus pies perseguían las nubes en su errante viaje, queriendo acariciarlas, como si sus caderas ya descansasen sobre ellas.
Mientras, sin motivo, sonreían.

Sueños rotos, vidas trágicas, éxitos fugaces, objetivos alcanzados y promesas cumplidas.
No había nada que importase menos en ese momento que toda esa amalgama de convencionalismos y recompensas ficticias.
Sin juzgar pasado ni futuro, un presente sin dirección.
Ser feliz, es vivir, sin pensar en un mañana.

PiggyThoughts

¿Qué hacemos cuando nos destrozan los sueños?

DEAR SOCIETY: Cuántas veces en la vida nos han roto los sueños. Pueden ser familiares, amigos, pareja…pero el hecho es que les hemos dado ese poder de destrozar nuestros sueños e ilusiones, y los convirtieron en frustraciones. Y cuando querías volar te cortaron las alas sin anestesia entonces dime ¿cuántas veces lo has permitido? Debería …