Ya oímos de ellos por San Valentín. Dispuestos a llenar de incertidumbre y emoción nuestro corazón, así como a vaciar nuestra cuenta corriente sin a penas dejar de huella. Sí, efectivamente, nos referimos a los SMS de paquetería FALSOS (¿por un momento pensaste que iba a hablar de tu última pareja?). Estos engañosos pequeñines han regresado viendo su número y su forma multiplicadas.

A día de hoy, y si mi información cerduna no me falla, el más común es un mensaje que se hace pasar por FedEx, Amazon, Correos, etc. comunicándote que tu paquete ha tenido algún tipo de problema, y adjuntando un link, que al parecer te conduce a descargar una app. Si te piden dinero para solucionar cualquier posible incidencia, ni al caso. Estafa en estado puro.

Estos mensajes pueden llegar a ser muy problemáticos si hacemos click en cualquier enlace que contengan, además de conllevar consecuencias realmente serias si les ofrecemos cualquier tipo de información personal, o si realmente caemos en el engaño y realizamos el pago.

Debemos aprender a identificarlos. En este caso, las 3 principales señales que van a ser claves son:

  1. Nos piden algún tipo de pago. Resulta realmente extraño que una empresa de mensajería nos exija un pago por SMS, sin antes intentar contactarnos por teléfono.
  2. Enlace extraño y con o sin el nombre de la empresa. Si observamos que el enlace que nos ofrecen para comprobar nuestro pedido o realizar un pago tiene palabras o letras extrañas, o que ni tan siquiera incluye el nombre de la empresa…ni se nos ocurra tocarlo!
  3. Faltas de ortografía. Los programas utilizados para suplantar identidades suelen estar configurados en inglés en su mayoría, por lo que no incluyen tildes o símbolos propios del lenguaje español. Además, si la empresa realmente nos estuviese enviando un SMS para realizar ese trámite, se trataría de uno predefinido, previamente revisado y corregido, por lo que no incluiría faltas de ortografía.

En el caso de que todo parezca correcto pero, aún así, tengas que dar información sensible y/o realizar algún pago, y quieras comprobar la fiabilidad del sitio, os recomendamos encarecidamente que echéis un vistazo a nuestro post sobre estafas en Internet, que también está mu’ rico.

En cambio, si has sido víctima del pánico, y has decidido abrir ese enlace, lo más seguro es que te haya pedido instalar una aplicación.
ANTES DE NADA, si has hecho algún pago, lo primero que debes hacer es ponerte en contacto con tu banco, explicarles lo ocurrido, y pedirles que, por el momento, no se haga ningún cargo a tu cuenta sin tu expresa autorización.

Una vez realizado este importantísimo primer paso, pasaremos a comprobar si tenemos instalada algún tipo de aplicación «extraña». Para ello, desde nuestro Smartphone, nos dirigimos a Ajustes > Aplicaciones > Ver todas las aplicaciones. El acceso a las aplicaciones puede ser diferente según la marca de nuestro Smartphone, pero buscando la palabra «aplicaciones» desde nuestra aplicación de Ajustes llegaremos con total seguridad. Ahora debemos buscar esa aplicación extraña que tengamos por seguro que no hemos instalado intencionalmente. A día de hoy, muchas personas han reportado que, al abrir el enlace del SMS, se les ha instalado una aplicación con nombre FedEx. También es posible que la aplicación se llame Correos. Si este es tu caso…pues lamento decirte que tu dispositivo está infectado.

Pero no os preocupéis! Tenemos una solución perfecta para que dejes de acordarte de toda la familia de esos desalmados que se han atrevido a meter un virus en tu precioso móvil. Una de ellas, sería restablecer nuestro dispositivo a fábrica (tal como lo compramos). Esta opción también borrará todos nuestros datos, así que suponemos que no es de vuestro agrado. De todas formas, si consideras que es la mejor opción para no preocuparte de nada, primero, extrae tus archivos más personales e importantes (fotos, vídeos y/o documentos), y seguidamente accede a la misma a través de Ajustes > Sistema > Restablecer.
La segunda opción es un poco más tediosa, pero nos permitirá conservar todos nuestros datos, y eso siempre nos va a ahorrar muchos dolores de cabeza. En realidad, la explicación de este método es mucho más larga que el propio proceso. Consistirá en acceder al modo seguro de nuestro Smartphone para poder desinstalar la aplicación, ya que no nos dejará de otra manera.
Lo primero, entrar en el modo seguro de nuestro teléfono. La manera de acceder al mismo va a depender del móvil que tengamos, sin embargo, hemos realizado un vídeo de 10 segundos para mostraros la forma más general de acceso a este modo.

Una vez dentro del mismo, vamos a desinstalar esa diabólica aplicación, y…adivinad qué! Exacto, tenemos un vídeo bien cortito para mostraros el proceso, solo son 20 (amenos) segundos (nunca te habías alegrado tanto de que algo durase tan poco, reconócelo).

Tercera opción, denuncia. Te adjuntamos el link donde te ayudarán paso a paso para que puedas proceder con el cometido. Además, te ayudarán a alertarte de cualquier futuro mensaje que bombardee tu móvil. Pincha aquí.

Nuestra recomendación personal como cerditos precavidos, si habéis sido infectados, es que cambiéis todas las contraseñas de las cuentas que tengáis en vuestro teléfono, o al menos de las más importantes (Google, Paypal, Cuenta bancaria). En definitiva, de cualquier app que pueda tener acceso a las cuentas donde guardáis dinero y/o datos sensibles.

Y, por último, siempre debemos tener presente que es mejor gastar un poco de nuestro tiempo en comprobar la autenticidad de ese correo o mensaje, que lamentar hacer «click» y perder nuestro tiempo, dinero y, sobre todo, salud.

También te puede gustar:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: