Otro maldito confinamiento más, y es que parece no acabarse. Muchas cosas han cambiando para muchos de nosotros, quizás nuestras metas tuvieron que pararse o quizás, para otros, fue un golpe de suerte.

Lo cierto es que ahora dedicamos más atención a aquellos detalles que antes no considerábamos tan importantes. Valoramos más pequeñas cosas, como salir a caminar, contemplar las maravillosas puestas del amanecer o atardecer, observar las estrellas, la Luna, tomar el Sol (en países donde sale el sol en invierno, desde luego). Unos han sacado sus dotes culinarias, otros se han visto el Netflix entero, están quienes se han vuelto más atléticos y también aquellos, como mi caso, que hemos ganado peso 😂. Sí sí, si es que no nos gusta perder, somos de huesos anchos y cerraron los gimnasios. <<Son nuestras pequeñas excusas>>

Esas quedadas familiares, salir de fiesta y cantar a todo pulmón. Gestos, detalles, costumbres que pasaban totalmente desapercibidas en nuestro día a día tan cronometrado. Cosas tan preciosas y simples, una pandemia llegó y nos cambió la vida radicalmente.

¡Señoooooooor!

Y por si fuera poco las noticias se han vuelto excesivamente tóxicas, cada día hablan del avance o no avance del Covid, que si la nueva cepa, los hospitales colapsados. Mucha gente muriendo, a causa o no del Covid, es realmente devastador. Da más miedo que cuando le decías al/la tóxicx que ibas a salir con tus amigxs.

¡Señooooooooooooooooooooooor!

 Mejor apagar ese televisor y ya si eso mirarlo muy de vez en cuando 😁😁. O si no ya te cuentan las redes sociales con sus memes.

¡Que para deprimirnos ya tenemos suficiente!

Pero venga, no nos pongamos trágicos, y repitamos este mantra: «las cosas ocurren con algún motivo» , y mientras tanto disfrutemos del proceso. Siempre positivos.

¿Qué nos ha traído esta pandemia?

Algunos puestos de trabajo han dejado de ser importantes debido al cuidado y protección del Covid, considerándolos no esenciales. Nos ha quedado claro que es mejor montar un negocio de comida, salud o deporte (quizás).Y sobreviviremos económicamente.

Qué afortunados somos de contar con puestos de trabajo que antes del Covid eran infravalorados, por no ser puestos cualificados, y ser considerados como puestos para la gente que no ha estudiado. Vaya estupidez. 

¡Y miren! Gracias a dichos puestos infravalorados en el ayer es que podemos seguir comiendo, gracias a esos trabajadores que día a día se exponen a poder contagiarse y contagiar a su familia al llegar a casa. Gracias a esas personas en nuestros supermercados no nos faltan alimentos.

VALORÉMOSLOOOS.

El mundo ahora funciona de otra forma, y lo analizamos desde otra perspectiva. Qué bonito. Somos tan afortunados de tener un trabajo, salud y una familia. Qué ricos somos si tenemos todo eso.

Me pone muy feliz, dentro de todo lo malo, y a la vez triste, es muy raro. Será cuestión de tiempo adaptarnos. O quizás ya nos hemos acostumbrado, así como a llevar a diario nuestra mascarilla. Los nuevos puestos de trabajo, hábitos, nuevas formas de vivir, que se han desarrollado con esta pandemia.

NUEVOS PUESTOS DE TRABAJO 

Guardias de seguridad de distancia (Reino Unido)

Sí sí, y no son policías, ni guardias de seguridad de peligro, si no guardias de seguridad de distancia. De hecho, llevan un chaleco con su respectivo nombre de trabajo y un megáfono para alertar cuando están muy cerca. Y es que la distancia a mantener en los puestos de trabajos es de dos metros, que se tienen que respetar. Si no a casa por incumpliento de las normas. Estos guardias de seguridad se encuentran principalmente en la áreas de trabajo en las que no se puede hacer teletrabajo.

Guardias de desinfección en el transporte público (Reino Unido)

Los últimos días, antes de que el presidente Boris Johnson decretara el confinamiento total. En el transporte público, sobre todo en el tranvía, pasaban unos guardias de desinfección. Estos ponían en tus manos gel desinfectante. A la vez que cada dos por tres desinfectaban el tranvía.

Teletrabajo (A nivel mundial)

Y el trabajo de oficina no ha podido quedarse atrás. Las oficinas también han tenido que adaptarse a esta pandemia y lo que ha traído. 

Limpieza exhaustiva de todos los lugares (A nivel mundial)

La paranoia ha aumentado encarecidamente como consecuencia de la gravedad de esta interminable pandemia. Pero que no cunda el pánico, siempre que seamos responsables podremos disfrutar y aprovechar el tiempo con nuestras familias, y nosotros mismos. Es momento de hacer una profunda introspección.

Cosumbres, cambios importantes y más

Uso diario de la mascarilla (A nivel mundial)

Aunque, al inicio de la pandemia la gente era reacia al uso de mascarillas, hoy en día las llevamos con una gran determinación, y como arma para protegernos. Pero, ¿cuántas veces laváis las mascarillas? ¿Es enserio? 😁😂

Bueno bueno, volviendo al tema. Es posible que, como mínimo todo el 2021, tengamos que llevar las mascarillas dependiendo de la eficacia y progreso del Covid.

Menos contaminación (A nivel mundial)

No cabe duda que la peor plaga del planeta es el ser humano. Lamentablemente lo hemos podido confirmar al inicio del encierro. <<Covid parte 1>>. Los animales libres disfrutando de un mundo sin humanos, el agua se purificó, la Tierra por fin respiró. Un acto de bondad hacia nuestro planeta.

Fin al consumo de perros y gatos (China)

Esto es un paso muy importante para la lucha animalista. De hecho, el consumo y cría de estos animales se hacía en condiciones ilícitas, muchos de ellos eran robados y criados en cautiverio.

Empresas peleteras han caído (España, Francia, Estados Unidos)

La gran mayoría de empresas han caído drásticamente provocando un incremento de la tasa de paro. Sin duda, estas empresas no iban a quedarse atrás.

¡Oh! Queridos lectores, esto solo ha sido una pequeña reflexión y una pequeña sacudida para darnos cuenta de lo afortunados que somos. Que el cortisol (hormona perjudicial que se genera debido al alto estrés) no nos apague y a aprovechemos esto para crear algo increíble. Ayudar a los demás, ser más empáticos y, por qué no, ser más sororos.

Cuidaros mucho. Nos leemos.

Sobre el autor

Una persona despistada, olvidadiza pero feliz.

También te puede gustar:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: