Fue un hermoso regalo tenerte en mi vida, el mejor de los regalos diría yo.

Fue una grata experiencia haber caminado de tu mano que nunca imagine que la soltaría.

Fue un placer haberte conocido y ahora puedo decirte con la mano en el corazón gracias por todo y por tanto.

Fuiste una estrella fugaz, tan fugaz que el tiempo que te tuve me sabe tan poco.

Fuiste un ser presente y ausente en los días que me negaba aceptar la realidad.

Fuiste un ser lleno de luz, tan bonita luz que quemaba mi piel como advertencia.

Porque ahora entiendo que es mejor perder la memoria que borrar fotos.

Porque ahora entiendo que no sirve de nada aferrarme a los recuerdos, a lo que eras, a lo que fuiste.

Porque ahora entiendo que no sirve de nada bloquearte si en mi corazón sigues reposando.

Porque ahora entiendo tan bonitas que son las personas cuando las queremos porque cuando las dejamos de querer sus espinas nos desgarran el alma.

Sobre el autor

Una persona despistada, olvidadiza pero feliz.

También te puede gustar:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: