Y entonces empiezas a vibrar bonito, a ver las cosas desde otra perspectiva y te das cuenta de qué bonita es la vida. Qué bonitas son las personas que te rodean, qué bonitas son las cosas que te van sucediendo.

Momentos, carcajadas, an√©cdotas, sensaciones, sentimientos, emociones nuevas…

Te das cuenta de que ya no est√°s para menos, porque desde hace mucho tiempo aprendiste a saber tu valor y lo que cambian las experiencias.

Y aunque te cuestiones mil veces si te mereces lo que te pasa. Te lo mereces, créeme. Eso y mucho más porque atraes lo que vibras.

In the paradaise

Te das cuenta que eres la sinton√≠a que vibras, eres lo que crees y lo que te propongas. Y por supuesto, eres todos esos sue√Īos que se pueden hacer realidad. Dejas atr√°s esos trastos, cachivaches y artilugios que no te aportaban nada. S√≥lo m√°s peso negativo a tu mochila de emociones.

Te liberas y abres tus alas para emprender un nuevo viaje. Abres tus alas dispuesta a montarte en la monta√Īa rusa y vivir la vida con todas sus altas y bajas. Lo disfrutas, lo sientes y de esas bajas te r√≠es, porque aprendiste que no eres un gato con sus siete vidas como para amargarte una.

Te valoras, te amas y te respetas. Empiezas a rodearte de personas, momentos, lugares que vibran en la misma sinton√≠a que t√ļ.

Ya no buscas, ya no pides, ni amores, ni amistades, ni compa√Ī√≠as en rebajas.

Disfrutas de tu compa√Ī√≠a, disfrutas de tu soledad y dejas que las cosas fluyan.

Que el agua tome su curso. Sin forzar, sin pedir nada a cambio.

Ya no creas expectativas, porque no hacen m√°s que decepcionarte. Entonces dejas que la vida te sorprenda. A cada instante, a cada momento…

Y es que las sorpresas son como vivir cada d√≠a en una continua fiesta de emociones porque…

Disfrutas del presente, disfrutas de las oportunidades, disfrutas de los malos ratos porque de ellos se aprende.

Te mereces mucho y nunca menos.

Sobre el autor

Una persona despistada, olvidadiza pero feliz.

También te puede gustar:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: