Menos cuentos de princesas 👸a la espera de ser rescatadas por el príncipe azul 🤴 y más cuentos de dragones🐉 con mujeres fuertes💪, luchadoras que no esperan nada de nadie.

Destruyamos estereotipos sobre aquellos cuentos de princesas Disney👸👑. Llevan años contándonos mal la historia y conduciéndonos a soñar erróneamente sobre los príncipes azules, rojos y amarillos.  << ¡Qué sé yo! >>

Porque ellas, quizás no fueron felices por el príncipe, si no por los tacones 👠 y el precioso vestido.

Porque ellas, quizás solo querían pasar tiempo a solas y disfrutar de su amor propio. ¡Qué maravilla!

Porque también hay princesas que prefieren unos deportivos 👟 y un precioso outfit para ir al gimnasio.

Porque también hay princesas que prefieren una moto 🏍 y correr a toda velocidad.

Porque también hay princesas que prefieren el color negro y cantar rock a todo pulmón.

Porque también hay princesas que prefieren quedarse en su castillo, y enriquecerse de profundas lecturas.

Porque también hay princesas que viajan y se comen el mundo entero.

Porque también hay princesas todo terreno con sus sillas de ruedas. Princesas que luchan por vivir su vida.

Porque también hay princesas de todo tipo de tallas: gorditas, flaquitas, bajitas, altas y un sinfín de estúpidos adjetivos.

No nos juzguemos, todas somos especiales, únicas y princesas a nuestra manera. Mejor dicho, somos las reinas de nuestro reino. Nuestra esencia, nuestra coraza, es inquebrantable.

¡Basta ya de tanto cuento!

Somos guerreras poderosas, con un valor incalculable.

Enseñemos a nuestros hijos que estos cuentos solo son cuentos. Pueden dañar quizás su autoestima, ya que son los culpables de llevar a mujeres a competir entre ellas mismas, entre el mismo sexo. Increíble pero cierto.

Por culpa de estándares basados en pensamientos patriarcales, disfrazados en bonitas historias de cuentos de hadas.

Por culpa de cuentos en donde NO apararecen princesas con discapacidad y/o lesbianas, es que nuestros niños no trabajan la empatía por su prójimo.

Por culpa de contenidos machistas en los cuentos de princesas, que siguen las mismas pautas: color rosa o morado para la ropa de las niñas, y el azul para los niños.

Por culpa de la publicidad y el marketing que no trabaja la igualdad de género, es que asumimos los actos machistas en la vida cotidiana como «normales».

Por culpa de la sociedad que pide más a las mujeres que al hombre.

Desenmascaremos estos cuentos y seamos las princesas que tanto soñamos. Rompamos todos estos malditos estereotipos de una buena vez. 🎈

Sobre el autor

Una persona despistada, olvidadiza pero feliz.

También te puede gustar:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: